Visitas: 88Jueves 21 de Mayo de 2020

Los chigüiros: de la refinería al Cristo Petrolero, en Barrancabermeja.

Los roedores más grandes del mundo siguen asomándose por todos los rincones de la "Hija del Sol".

Y mientras los habitantes de este Distrito duermen tras dos meses de cuarentena, los chigüiros se acercaron esta vez al Cristo Petrolero.

Varios de estos ejemplares ya lo habían hecho en la refinería de Ecopetrol en días pasados cuando el complejo industrial estaba solo con el 20% de su personal y la producción reducida a la mitad.

Los también llamados en Colombia como ñeques, ponches, paquis o jomos llegan a medir 1,30 metros de largo, pesan hasta 65 kilos, tienen 20 dientes y carecen de cola, como los cerdos.

Si bien han estado siempre en los alrededores del Puerto Petrolero, permanecían ocultos porque huyen a los humanos.

Con el aislamiento preventivo obligatorio y el toque de queda, han salido especialmente en las noches ya que se han adaptado a las actividades crepusculares para evitar el contacto con las personas.

Cuando hay peligro, suelen avisar a los demás con un ladrido corto y así todos corren trotando con una velocidad equiparable a la de un caballo para ponerse a salvo en el agua.

Bucean y lo hacen hasta por cinco minutos, capaces de nadar con todo el cuerpo sumergido excepto las orejas, los orificios nasales y los ojos.

Se extienden por casi todo Suramérica en las cuencas de los ríos Orinoco, Magdalena, Amazonas y de la Plata, desde Colombia, Venezuela y Guyana hasta el norte de Argentina.

Foto: Suministrada / Ecolecuá