Visitas: 113Lunes 27 de Enero de 2020

San Gil no puede renunciar a las UTS.

 Por Lorenzo Lizarazo Duarte                                                                 Director de Ecolecuá

El pasado miércoles me reuní con el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, para pedirle como sangileño que no dejara cerrar la Seccional de las UTS en San Gil.

Hoy, el Mandatario Departamental le ordenó al Consejo Directivo de las Unidades Tecnológicas de Santander continuar con la oferta académica en la capital guanentina.

Ese anuncio lo hizo mediante un trino, al cual respondió la alcaldesa de Socorro, Claudia Luz Alba Porras, ofreciéndole un lote al Gobernador para que allí se construya una sede de las UTS.

Me parece bien que la Mandataria de los socorranos haga la gestión que le corresponde pero no que aproveche una coyuntura como la que tienen las Unidades Tecnológicas en San Gil para arrebatarnos la sede.

Le respondí que si los sangileños perdimos en su momento la sede de la UIS por falta de liderazgo, hoy no nos cruzaremos de brazos.

En 2005 logramos esa Seccional de las UTS para San Gil con el gobernador Hugo Aguilar Naranjo porque no había una oferta de educación superior pública en la provincia Guanentina.

Si en la dirigencia política no hay quien sea doliente de nuestra Capital Turística de Santander, le corresponde a la sociedad civil sangileña demostrar su arraigo y dignidad.

El liderazgo empresarial de los sangileños de antaño hizo que este fuera el municipio pionero en la banca en Santander y uno de los primeros en tener su propia planta de energía eléctrica y servicios de acueducto y alcantarillado.

El Hospital Regional San Juan de Dios era el más importante del sur de Santander.

Pero la miopía de nuestros dirigentes locales dejó que hoy ese centro asistencial apenas ofrezca servicios de segundo nivel y que este municipio no le abriera las puertas a la regionalización de la Universidad Industrial de Santander.

La clave del desarrollo de cualquier municipio, región o país está en una oferta educativa integral, de acceso para todos y de alta calidad.