Visitas: 225Lunes 25 de Noviembre de 2019

Santander pasó del 9º al 6º puesto en producción de café en Colombia.

Las 31.500 familias que se dedican al grano en este departamento sacaron 500 mil cargas en el período comprendido entre el 1 de noviembre de 2018 y el 31 de diciembre de 2019.

Son 50 mil cargas más frente a las registradas al 31 de octubre del año pasado.

Según el director del Comité de Cafeteros de Santander, Néstor Serrano Capacho, la producción de café de Santander en el último período equivale a una participación del 5,57% de la producción nacional. El año pasado había sido del 5,13%.

Los departamentos con más cosecha del grano son Huila, Antioquia, Tolima, Cauca, Caldas, Santander y Risaralda, en ese orden.

Serrano Capacho explicó que el aumento de la producción, en el caso de Santander, obedece a que se sembraron 540 hectáreas más y hubo una mayor tecnificación de la caficultura, mayor producción por hectárea y renovación de cafetos.

En la región, se produce café en 1.012 veredas de 75 municipios.

Un centenar de familias más ingresaron a esta actividad en Santander en 2019, mientras que en otras regiones del país ha disminuido tanto las áreas sembradas, la producción y los hogares dedicados a la caficultura.

"Los cafeteros santandereanos están convencidos de serlo y quieren crecer", explicó el directivo gremial.

Otra de las cifras positivas de este subsector de la economía rural en Santander es que de las 51 mil hectáreas sembradas, 33 mil tienen algún tipo de sello de café especial o certificación.

Eso mejora los ingresos de los caficultores ya que pueden obtener sobreprecios de entre 5 mil y 250 mil pesos la carga de 125 kilos.

Serrano Capacho celebró además que la noticia de la mayor productividad del café en Santander llega cuando el precio interno pasa por un buen momento.

Este lunes en la tarde y martes en la mañana se paga en promedio la carga en $964 mil en Colombia, la mejor en tres años, mientras que la libra del grano en la Bolsa de Nueva York se cotizó en 1 dólar con 18 centavos.

Foto: Nicolás Rodríguez / Ecolecuá