Visitas: 134Viernes 09 de Agosto de 2019

ESSA y excombatientes de grupos armados hablaron sobre nuevas oportunidades laborales.

Lo hicieron por iniciativa de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) que vinculó a un grupo de 25 personas en proceso de reintegración a una formación como técnicos en electricidad en baja tensión.

La capacitación se cumple en el Sena de Girón y cuenta con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en alianza con el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y la Empresa Electrificadora de Santander.

Forma parte de las estrategias de reintegración de excombatientes, quienes fortaleciendo sus conocimientos pueden vincularse laboralmente o emprender.

El gerente de ESSA, Mauricio Montoya Bozzi, sostuvo un diálogo abierto con los exintegrantes de grupos armados ilegales durante cerca de dos horas para conocer de primera mano, sus expectativas, aspiraciones y aprendizajes en medio de su ciclo académico.

“Estamos convencidos de la importancia de construir territorios que sean sostenibles, competitivos y con oportunidades para todos. Estas son personas que tienen ganas de hacer las cosas bien, darle un mejor futuro a su familia y a través de la formación es el camino correcto”, dijo Montoya Bozzi.

Jorge, uno de los estudiantes, expresó en ese encuentro que “para mí esto es un sueño que hoy pueda estar apoyado por la ESSA, capacitándome en lo que me gusta, porque ahora somos otras personas y queremos sacar adelante a nuestras familias”.

El Gerente de la Electrificadora de Santander les manifestó estar convencido de “las segundas oportunidades”, más aún, al evidenciar que “estas personas quieren hacer las cosas bien”, tomando el “camino correcto de la formación académica”.

En consecuencia, les ratificó el compromiso de ESSA de otorgar 10 contratos de aprendizaje por 6 meses a los aprendices con buenos resultados académicos, quienes podrán desarrollar las prácticas técnicas en la empresa, recibir una retribución económica por sus servicios y tener las mismas oportunidades de entrar a esta o a cualquier empresa del sector eléctrico "para demostrar sus habilidades y sus competencias”.

El coordinador del Grupo Territorial de la ARN, Ronald García, destacó la importancia del ejercicio de diálogo, resaltando que aliados como la Electrificadora son fundamentales en el proceso de reintegración al “tratarse de un actor representativo de la región y con el que se puede avanzar en proyectos a largo plazo”.

Los alumnos cursan clases teóricas y prácticas, en instalación de redes, sistemas de puesta a tierra, acometidas aplicadas a motores y transformadores.

La primera parte de la formación va hasta diciembre de este año, y la segunda, la fase de prácticas, hasta mediados del 2020.

Foto: ARN / Ecolecuá