Visitas: 285Lunes 03 de Junio de 2019

En una presentación épica, el santandereano Carlos Vásquez ganó el Gran Mono Núñez y otros dos premios en la modalidad instrumental.

Enfermo y con un accidente en su tiple dos minutos antes de subir al escenario, este sangileño logró obtener por tercera vez el Premio Pacho Benavides al mejor tiplista.

Iguala así la hazaña que había conseguido otro santandereano: el bumangués Ricardo Varela, de la agrupación El Barbero de Socorro.

Vásquez Soto ganó el Gran Mono Núñez en la modalidad instrumental y como mejor solista instrumental, convirtiéndose así en el artista más galardonado en la madrugada de este lunes en el 45º Festival de Música Andina Colombiana Mono Núñez, en Ginebra, Valle.

Cuando ya se preparaba para subir a la tarima en la modalidad de solista instrumental, con el acompañamiento de su profesor de tiple, el maestro Edwin Castañeda, y el guitarrista, Ángel Alba, estudiante de la Unab, se reventó la segunda cuerda de su tiple.

Hasta ese momento había logrado el control mental que este tipo de presentaciones exige, pese a la fiebre, el malestar en todo su cuerpo y la sensación de ojos pesados.

“Pero eran síntomas que no me preocupaban porque los dedos me respondían bien y estaba preparado para hacerlo de la mejor manera”, dijo.

Pero con el incidente de su instrumento, los nervios empezaron a jugarle una mala pasada, confesó a Ecolecuá.

“Cambiarla fue lo de menos pero asumir el riesgo podría tener como consecuencia la desafinación. Se notó en el momento de tocar ya en la última obra porque las cuerdas necesitan de un tiempo prudente para queden con una afinación exacta, pero uno no puede hacer nada ante esos casos. El jurado fue muy profesional y consciente, entendió la situación y al terminar la primera interpretación me dediqué a afinar el instrumento”, relató Vásquez Soto.

Explicó que un tiplista necesita entre una hora y media a dos horas afinar sus cuerdas y en su caso debió hacerlo en menos de dos minutos.

Para este sangileño que a sus escasos 24 años conquista el Gran Mono Núñez, el Premio Pacho Benavides por tercera vez y el galardón como mejor solista instrumental, lo ocurrido este 3 de junio fue apoteósico.

“Increíble ganar los tres premios. Los que conocemos el Festival sabemos la importancia que tiene, más para quien hace música andina colombiana, que la ama, que la respeta. Un tiplista siempre quiere trabajar con mucho empeño, con mucha dedicación, con mucha honestidad sobre ella y fue lo que hicimos, lo que el jurado valoró y fue apoteósico. Dedicamos este galardón a nuestro amado pueblo santandereano”, expresó emocionado.

Carlos Augusto Vásquez Soto forma parte de la agrupación 200 de Cilantro, de la provincia Guanentina, pero en esta oportunidad participaba como solista.

Para hacerlo, tuvo el apoyo de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), donde estudia segundo semestre de Musica con una beca del 50%. Agradeció en especial al presidente de la Junta Directiva de este claustro, Rafael Ardila Duarte, por creer en su vocación artística.

Para el periodista Martín Parra, experto en música andina colombiana y director de la emisora virtual folkloreradio.online, lo conseguido por Vásquez Soto en esta edición del Festival Mono Núñez es histórico para el certamen y para Santander.

“En adelante seguramente lo veremos como invitado porque ya ha conseguido el máximo galardón y lo que le espera ahora son triunfos internacionales”, dijo Parra.

Foto: Suministrada / Ecolecuá