Visitas: 351Domingo 05 de Mayo de 2019

En una recocha han convertido a la bandera y al escudo de Santander.

Lo que este domingo sucedió en el Palacio Amarillo, sede de la Gobernación de Santander, en Bucaramanga, es un capítulo más de la recocha en que ha sido convertida la bandera y el escudo de este departamento.

A los cuatro vientos se anunció que estos símbolos tendrán, en adelante, 7 estrellas. Pero en los últimos 14 años ha habido vacilaciones ese número.

Hasta el año 2005 tuvieron 6 estrellas para igual número de provincias: Comunera, de García Rovira, de Guanentá, de Mares, de Soto y Vélez.

Con la llegada del gobernador Hugo Aguilar Naranjo fueron creados 8 Núcleos de Desarrollo Provincial mediante Decreto Departamental 0304 del 6 de diciembre de 2005.

Por eso la bandera y el escudo pasaron a tener 8 estrellas correspondientes a las regiones del Carare-Opón (con capital Cimitarra), Comunera, de García Rovira, de Guanentá, Metropolitana (con capital Bucaramanga), de Soto Norte y Vélez.

Ese cambio lo apoyó y lo promovió Dídier Tavera Amado, inicialmente como Secretario de Desarrollo y luego como Secretario de Gobierno de esa Administración Departamental.

Y así quedó institucionalizado entre 2005 y 2008 hasta cuando el gobernador Horacio Serpa presentó una ordenanza para que el ordenamiento territorial de Santander volviera a ser de 6 estrellas para igual número de provincias reconocidas como hasta antes de 2005.

Al llegar el gobernador Richard Aguilar (2012-2015), la Administración Departamental volvió a reconocer, aunque sin acto administrativo ni Ordenanza, los 8 Núcleos de Desarrollo Provincial y por eso volvieron a la bandera y al escudo del departamento las 8 estrellas.

Ahora, el gobernador Dídier Tavera decide que no deben ser ni 6 ni 8 provincias sino 7. Es decir, las mismas que había reconocido la Administración Departamental de la que él formó parte (2004-2007), excepto la del Carare-Opón. Y le cambian el nombre a una de ellas: la de Mares es ahora la de Yariguíes.

Y para emular lo que hicieron sus antecesores, atribuirse una estrella más o dos menos en la bandera y el escudo sin importar la anarquía institucional en estos símbolos, presenta un proyecto de ordenanza en tal sentido que es aprobada por la Asamblea de Santander.

Este es, pues, el cuarto cambio que sufren la bandera y el escudo de Santander en los últimos 10 años.

¿Cómo harán los maestros en los 87 municipios del departamento para enseñarles a sus estudiantes los símbolos patrios de Santander?