Visitas: 1.038Sabado 27 de Abril de 2019

Seguro de vida por $100 millones y giros mensuales por $1,2 millones, beneficios de la chilena Ilse Amory Ojeda a Juan Guillermo Valderrama.

Por: Lorenzo Lizarazo Duarte / Ecolecuá

Las nuevas revelaciones de este caso que mantuvo en vilo a dos países durante las últimas dos semanas las entregaron este sábado en rueda de prensa el director nacional de la Policía, general Oscar Atehortúa Duque, y el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira.

Del seguro de vida, se conoció que lo tomó la Sargento Segunda de Carabineros de Chile en febrero pasado en su país y tenía como único beneficiario al expolicía colombiano Valderrama Amézquita.

Ambos se habían conocido en 2017 en el Club de Suboficiales de Santiago, capital chilena, y llegaron a vivir juntos en el apartamento de Ilse Amory, pero Juan Guillermo decidió regresar a Colombia a inicios de 2018.

Desde entonces, la mujer le giraba en promedio 1 millón 200 mil pesos mensuales y la convenció luego de venirse a vivir con ella a Bucaramanga, para montar un negocio.

Ella reclamó su liquidación por sus servicios a Carabineros de Chile y trajo el equivalente a 95 millones de pesos colombianos el 5 de marzo pasado cuando viajó con él.

El testigo clave

La mujer desapareció el 29 de marzo, a 24 días de estar en el país, pero un testigo fue la clave para que este enigma se descifrara casi un mes después.

Un hombre que ayudó a incinerar unos restos óseos que serían de la exsargento segunda de Carabineros de Chile, Ilse Amory Ojeda, fue determinante para descifrar el enigma de su desaparición.

Según lo reveló este sábado en rueda de prensa el director nacional de la Policía, general Óscar Atehortúa Duque, el testigo se comunicó con la Policía y dijo haber reconocido en la televisión a quien lo contactó para quemar esos huesos.

El informante se refería al expolicía Juan Guillermo Valderrama Amézquita, capturado en la mañana de este sábado en el barrio Cristal Bajo, de Bucaramanga, por el delito de desaparición forzada.

"En los últimos días se recibió una información por parte de un ciudadano que al ver en los medios de comunicación la figura de Juan Guillermo Valderrama, que él fue contactado por esa persona para que lo acompañara supuestamente al sector de Rionegro donde una vaca se había precipitado y era necesario incinerarla, para que le colaborara con este propósito" (sic.), dijo el general Atehortúa Duque.

Agregó que el "el señor nos dio la información del sitio donde se hizo la incineración del vacuno y encontramos al parecer unos restos óseos y unos elementos que nos permite concluir que es ella (Ilse Amory)".

Dentro de esas pruebas está un zapato similar a los que llevaba puestos la chilena en una fotografía entregada por su familia a las autoridades, un anillo y una platina "que había sido insertada en su cuerpo para su movilidad".

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, confirmó este registro y añadió que los investigadores también rescataron unos tornillos, que serían implantes de una rodilla de la desaparecida.

La platina sería de uno de los brazos de Ilse Amory, ya que según sus familiares correspondería a características morfológicas de ella.

Esos hallazgos se dieron este viernes por parte de agentes de la Policía Nacional y del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en una zona boscosa del municipio de Rionegro, en el sector de Portachuelo.

Ayudados también de perros entrenados en la búsqueda de personas y de cadáveres encontraron los restos que fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, en Bogotá, que serán sometidos a pruebas de ADN.

Ese cotejo se hará con el ADN de Alejandra Margarita Ojeda, hermana de Ilse Amory, quien llegará este domingo a la capital del país, según anunció el Fiscal General de la Nación.

Eso "nos va a permitir hacer las comprobaciones a través de los rasgos de la cadena biológica y establecer mediante ADN si es Ilse Ojeda", sostuvo.

"De ser así, estaríamos en presencia de un caso de feminicidio, aparte de otros eventuales delitos, como una falsa denuncia ante las autoridades y la obstrucción de pruebas a partir de la incineración de los restos de esta persona", destacó Martínez Neira.

Más pruebas

Otras pruebas que se añaden a la investigación es el registro del paso, en cuatro ocasiones, por parte de Valderrama Amézquita por el peaje entre Bucaramanga y el municipio de Rionegro.

El Director Nacional de la Policía destacó cinco hechos trascendentales en el rastreo a Juan Guillermo Valderrama desde que llegó con Ilse Ojeda Amory el 5 de marzo pasado, procedentes de Santiago de Chile, hasta días después de la desaparición de la chilena ocurrida el 29 de marzo:

1. "Juan Guillermo Valderrama viajó a Bogotá el 13 de marzo para encontrarse con una ciudadana norteamericana (Becky Evans) con quien estuvo nueve días y se trasladó con ella a Santander (...)".

2. "Dejó a la ciudadana chilena bajo la tutela de su padre (José Guillermo Valderrama)" en una residencia en la zona rural", que sería una finca en el municipio de Curití, en Santander.

3. "Regresó (al departamento de Santander) y se encontró con la ciudadana chilena y posteriormente, de acuerdo con sus propias declaraciones, la ciudadana "desapareció porque tuvieron un conflicto personal".

4. "No obstante, se pudo establecer, hecha una verificación en el propio vehículo adquirido por la chilena y Juan Guillermo Valderrama, que se encontró el celular de la señora Ilse Amory y allí tenía tarjetas de uso personal, como la tarjeta de crédito, como el carné de Carabineros de Chile y otra documentación de uso personal, mas no estaba su pasaporte".

5. El testimonio de quien fue contactado por Juan Guillermo Valderrama para incinerar los restos óseos.

Dijo el general Atehortúa Duque que con estos elementos y los hallazgos en el sector de Portachuelo, en Rionegro, además de las inconsistencias de Juan Guillermo Valderrama, se procedió a su captura por la desaparición de la chilena.

En las últimas horas la Policía publicó un boletín de prensa en el que revela otro dato importante: en febrero pasado, Ilse Amory adquirió un seguro de vida por 100 millones de pesos colombianos y el beneficiario es Valderrama Amézquita.

Otros allanamientos

Ecolecuá conoció que investigadores de la Sijín y del CTI habían hecho también allanamientos e inspecciones en la casa de su padre José Guillermo Valderrama, ubicado en el barrio Cristal Bajo de Bucaramanga, donde el joven fue capturado en la mañana de este sábado; en un negocio que había montado la pareja en el barrio Terrazas, de la capital santandereana; en la casa de su mamá Jinet Amézquita, en el municipio de Puerto Parra; y en una finca en el municipio de Curití.

El último rastro de Ilse Amory fueron unos mensajes de whatsapp que había enviado al parecer desde Bucaramanga, el 29 de marzo pasado, a su familia, que se encontraba en Chile.

Debido a que sus hijos y su nuera no volvieron a tener noticia de ella, se pusieron en contacto con Valderrama Amézquita en los primeros días de abril para preguntarle por su paradero.

Según dijo este hombre a Ecolecuá el miércoles último, "ella se fue por motivo de triángulo amoroso, ella se fue despechada" tras descubrir que mientras Ilse Amory estaba en Colombia en esos días de marzo él se veía con la norteamericana Becky Evans.

Incluso Juan Guillermo publicó el 18 de marzo pasado en su perfil de Facebook una foto en la que aparece con la estadounidense con el texto: "Whit my wife", que traduce, "Con mi esposa".

Sin embargo, aseguró a Ecolecuá que no se había casado con ella y que mantuvo lo que él llamó este triángulo amoroso "porque soy débil, por que soy un hombre".

La desaparición

Juan Guillermo Valderrama sostuvo a Ecolecuá que el 29 de marzo tuvo una discusión con Ilse Amory en una tienda en el sector de la Puerta del Sol, en Bucaramanga.

"Yo puse mi celular en la mesa y me entró una llamada de una mujer por la cual ya habíamos discutido. Entonces ella se levantó, muy enojada, muy disgustada y traté de detenerla (...) Me devolví a pagar la cuenta y mientras hicimos el cambio, la devolución, pues ya no la encontré. Dije, ella ahorita viene y cuando pasó el tiempo se demoró. Entonces dije se fue para la casa (en el barrio Cristal Bajo) y en la casa tampoco estaba.

"Supuse que del dolor se devolvió para Chile y ahí pasaron unos días hasta que me pude comunicar con Natalia, la nuera de ella, la mamá de las nietas de ella, y verificamos que no y ahí fue que empezó mi intranquilidad, perdí la paciencia y me fui después para la URI (Unidad de Reacción Inmediata, de la Fiscalía) y puse el primer denuncio".

Comentó que en ese momento ella llevaba la ropa y 10 mil dólares que tenía guardada porque "ya sabía algo del tema" de la norteamericana.

En la rueda de prensa del pasado miércoles, afirmó que presentía que Ilse Amory estaba escondida y que no había vuelto a comunicarse con su familia o regresar a Chile "por no afrontar el 'te lo dije'", ya que sus allegados no estaban de acuerdo con esta relación.

Y al ser preguntada por un periodista si estaba enamorado de la chilena respondió: "Nosotros siempre tuvimos una relación que... ella siempre fue una mujer que me atendió bien, que me trató muy bien, una maravilla, y uno compensa eso" (sic.).

Ilse Amory tenía 51 años y Juan Guillermo, 28. Cuando los dos viajaron a Colombia, ella trajo consigo el equivalente a 95 millones de pesos colombianos por la liquidación que recibió tras renunciar a Carabineros de Chile.

Foto: Policía Nacional / Ecolecuá