Visitas: 311Miercoles 06 de Febrero de 2019

Incendio forestal del páramo de Almorzadero afectó 220 hectáreas de vegetación nativa.

Ese es cálculo del comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Concepción, Nelson Martín Manrique, tras declarar extinguido el fuego.

Dijo que las llamas, que iniciaron el pasado domingo en la mañana, se extendieron en las veredas Carabobo, de Concepción, y Peralonso, de Cerrito, en Santander.

La ingeniera forestal Doris Duarte calificó este incendio como un desastre ambiental porque difícilmente se podrá hacer una restauración de la flora nativa de la mano del hombre, debido a las extremas condiciones del clima y por el suelo agreste que dificulta que crezcan rápidamente las especies.

Calculó que tardará entre 100 y 200 años la regeneración natural de las especies vegetales porque "en el caso del frailejón, estudios recientes dicen que crece entre 0,8 y 1 centímetro al año y así ocurre con la paja presente en las áreas de páramo".

Cientos de ejemplares de frailejones de más de 1 metro de altura fueron incinerados.

También quedaron reducidos a cenizas pajonales, encenillos, romeros, turberas, musgos y líquenes.

Pero no solo la flora se afectó con el fuego. La ingeniera Doris Duarte recordó que el páramo de Almorzadero es un corredor biológico en el que habita el cóndor andino y mamíferos como el oso de anteojos y el venado.

El ecosistema abastece de agua a la provincia de García Rovira y varios municipios de Norte de Santander y del occidente de Venezuela.

Las llamas rodearon la laguna La Boquerona, en el sector Tabeta, del área protegida de 156.552 hectáreas de los dos Santanderes.

A las labores de extinción definitiva del fuego este martes se sumaron a los cuerpos de bomberos de Concepción y Cerrito, voluntarios de la Defensa Civil y habitantes de los dos municipios.

Foto: Bomberos de Concepción / Ecolecuá