Visitas: 1.284Sabado 19 de Enero de 2019

Santander, el departamento que más víctimas mortales tuvo en el atentado terrorista en Bogotá.

Entre los 21 muertos que dejó la explosión del carrobomba a la Escuela de Cadetes General Santander de la Policía Nacional, 5 eran de esta región.

El último deceso en confirmarse fue el del cadete Jonathan Ferney Torres, de Bucaramanga, que al igual que los demás, estaba desaparecido.

Lograron sobrevivir: el patrullero y cadete Sergio Maldonado Rueda y el cadete Juan Sebastián Contreras, ambos de Bucaramanga pero con raíces familiares en el municipio de Tona.

Entre los que murieron están el cadete Diego Fernando Martínez Galvis, de Curití, y de Óscar Javier Saavedra Camacho, de Bucaramanga.

En la noche de este jueves se oficializó la muerte del patrullero Iván René Muñoz Parra, de Barichara, y del cadete César Alberto Ojeda Gómez, de Floridablanca.

La confirmación de los cinco muertos se dio mediante pruebas de ADN ya que quedaron destrozados por el impacto de la explosión de los 80 kilos de pentolita, hecho que el Gobierno Nacional atribuyó al Eln.

"Es posible que no haya cuerpos para ser velados", dijo a Caracol Radio el gobernador de Santander, Dídier Tavera Amado, al mediodía de este viernes.

Sergio Maldonado Rueda y Juan Sebastián Contreras no solo coinciden en ser los únicos santandereanos heridos pero que lograron sobrevivir: ambos son también bachilleres del Colegio Rafael Uribe Uribe, de Tona, pero en distinta promoción.

El primero de ellos dijo a Ecolecuá que no recuerda a Juan Sebastián en el bachillerato y que vino a conocerlo en la Escuela de Cadetes General Santander, donde justamente ocurrió el atentado. Ambos están fuera de peligro.

Maldonado Rueda tiene 29 años y tras formarse como patrullero estaba en comisión en curso de ascenso a oficial.

En esa misma condición se encontraba el barichara Iván René Muñoz Parra (qepd), quien se había hecho patrullero en la Escuela de Policía de Vélez.

César Alberto Ojeda Gomez (qepd) era nazareno en Floridablanca, una tradición que heredó de su padre César Augusto Ojeda Quintero, alférez de la Dirección de Tránsito y Transporte de este municipio.

Óscar Javier Saavedra Camacho (qepd) era una promesa del deporte santandereano ya que fue campeón departamental de karate y cinturón amarillo.

Vivía en la urbanización Villas del Romero, en Bucaramanga, es hijo de un policía y este jueves estaba de turno de centinela en la Escuela de Cadetes General Santander cuando ocurrió la explosión.

Diego Fernando Martínez Galvis (qepd) era bachiller del Colegio Eduardo Camacho Gamba, de Curití, hijo de campesinos.

Hasta el viernes el número total de muertos en el atentado terrorista a la Escuela de Cadetes General Santander se había elevado a 21.

Fotomontaje: Ecolecuá