Visitas: 1.076Jueves 22 de Noviembre de 2018

Santander perdió un puesto en el Índice Departamental de Competitividad y ahora es 4°.

La región cedió el tercer lugar, que había conseguido el año pasado, al departamento de Caldas.

Según el estudio hecho por Consejo Privado de Competitividad (CPC) y el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario (Cepec), Santander perdió 0,2 puntos porcentuales en este ranking.

Mientras en 2017 había obtenido 6,17 este año bajó a 5,97.

La caída obedece a las malos resultados en los factores de eficiencia y de sofisticación e innovación en los que Santander es quinto, con 6,04, y octavo, con 4,96, respectivamente.

En cambio, ocupa el segundo lugar en el factor de condiciones básicas, con 6,52.

Mejoró en los pilares de educación básica y media, en el que es la región del país con la calificación más alta (8,48), sostenibilidad ambiental, instituciones e infraestructura.

A Santander le fue mal en los pilares de salud, educación superior, eficiencia de los mercados, sofisticación y diversificación e innovación y dinámica empresarial.

"Buenas prácticas en educación"

El estudio del CPC y de la Universidad del Rosario destaca el primer lugar de Santander en el pilar de educación básica y media así:

"Durante los últimos años, el departamento de Santander ha venido consolidando sus índices en materia de educación en los diferentes niveles de formación: básica, media y superior. Este comportamiento obedece al resultado de un trabajo decidido por parte de los actores regionales por generar un capital humano con altas competencias y de calidad.

"Dentro de las principales fortalezas de Santander en materia de educación básica y media se destacan la cobertura y la calidad de los colegios. Esto se evidencia en los resultados de las pruebas estandarizadas Saber 11 en colegios oficiales, indicador en la que el departamento se ha mantenido en el primer lugar a nivel nacional desde el año 2013.

"La implementación de esta visión conjunta entre los sectores académico, privado, público y las entidades de apoyo regionales, plasmada en el Pacto por la Educación en Santander 2030, se ha venido realizando mediante acciones estratégicas en cuatro áreas de intervención: formación docente, primera infancia, familias formadoras y modelo educativo.

"A la fecha, se han logrado ejecutar iniciativas orientadas a fortalecer las capacidades de los docentes de colegios oficiales para la enseñanza de un segundo idioma y el diseño de planes de mejoramiento institucional para el área de inglés.

"También se ha generado una articulación con el sector privado de la región, para exaltar la labor del maestro como un agente transformador y, a la vez, se han desarrollado jornadas de formación que buscan el perfeccionamiento de competencias gerenciales en rectores de colegios y el mejoramiento de capacidades en cuanto a metodología, pedagogía y uso de tecnologías en el aula.

"Igualmente, en conjunto con el sector público y empresarial, se han logrado materializar acciones en el mejoramiento de ambientes de aprendizaje como una estrategia para generar motivación hacia los niños en el aprendizaje creativo, dinámico e innovador desde temprana edad, y la articulación con los planes municipales de desarrollo de Bucaramanga y su área metropolitana".

Gráfico: CPC y Universidad del Rosario / Ecolecuá