Visitas: 1.938Martes 13 de Marzo de 2018

Los angustiantes 8 minutos en que casi pierden la vida el gobernador Didier Tavera y cuatro personas más.

Sucedió hacia las 7:40 de la mañana de este martes cuando el helicóptero Bell 206 Long Ranger con matrícula HK 4653 en que viajaba la comitiva se acercaba a su destino, Vélez.

El viaje había transcurrido con normalidad en los últimos 40 minutos desde su partida, en Punta Diamante, en el condominio Ruitoque Country Club en el que comparten jurisdicción Floridablanca y Piedecuesta.

Ecolecuá reconstruyó con la versión del mismo Gobernador y de varias fuentes que pidieron el anonimato cómo ocurrió el incidente que estuvo a punto de convertirse en la peor tragedia de Santander este año.

"Se escuchó como un golpe y el piloto nos informó que estábamos en emergencia y que debíamos aterrizar pero que no podíamos aterrizar hasta que el helicóptero tuviera condiciones", comentó Tavera Amado.

Sobrevolaban el municipio de La Paz en dirección a Vélez.

"De un momento a otro el helicóptero empezó a ladearse. El piloto, capitán Carlos Mario Jiménez, le pidió entonces a los ocupantes de la aeronave hacerse en sentido contrario a la inclinación del helicóptero para buscar un equilibrio", dijo uno de los consultados por este medio.

Tavera Amado explicó la situación con este ejemplo: "es como cuando usted tiene una llanta de su carro que va para la izquierda y usted con el volante le da para la derecha".

Junto con el capitán Jiménez iba el Gobernador de Santander y, atrás, su secretario de Transporte e Infraestructura, Mauricio Mejía Abello; el coordinador de Gestión del Riesgo de Desastres del Departamento, Ramón Ramirez; y el edecán de Tavera Amado, el mayor de la Policía, Fabián Medina.

"Todos tuvieron que actuar para impedir que la aeronave se precipitara a tierra moviéndose de un lado para otro, mientras el piloto y el Mandatario Departamental decidían cómo saldrían de esta emergencia porque el helicóptero estaba incontrolable", narró otra fuente que reservó su identidad.

Agregó que el piloto le hizo saber al Gobernador que no podían posar la aeronave en la Escuela de Carabineros de Vélez, como estaba programado, porque se necesitaba una pista ya que el aterrizaje no podía ser vertical, sino "corrido" (como aterriza un avión, explicó un experto), o como se diría vulgarmente, "de buche".

Recordaron entonces que esa condición especial la tenía la pista aérea de Barbosa, que el exsenador Marco Alirio Cortés quiso convertir hace cerca de 5 años en una urbanización.

Mientras cambiaban el rumbo del helicóptero y sus ocupantes pasaban ya a la izquierda, ya a la derecha, según la inclinación que iba teniendo, pasaron cerca de 8 minutos que se les hicieron eternos.

Uno de los ocupantes alcanzó a enviar un mensaje de whatsapp a los suyos diciendo que no sabrían si iban a aterrizar con éxito. "Los amo mucho", fueron sus últimas palabras en esa nota.

Sin embargo, la pericia del capitán Jiménez logró sortear la emergencia y llevar a tierra la aeronave y sus pasajeros sin colisión alguna.

El extécnico jefe de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), Víctor Julio Lizarazo, dijo a Ecolecuá que si es cierta la versión según la cual se quebró un buje que sostenía una pieza llamada lift link, popularmente conocida como "huese-perro", el rotor y la transmisión podrían haberse desprendido del helicóptero en pleno vuelo y el cascarón de la aeronave caería "como un piano".

Explicó que la falla mecánica pudo obedecer a "desgaste excesivo" de la pieza o las piezas comprometidas.

En este caso, cinco personas viven para contarlo y Tavera Amado y sus funcionarios pasaron este trago amargo con unos bocadillos en Vélez, a donde llegaron por tierra tras vivir una de las experiencias más críticas de sus vidas.

"Fue complejo (...) fueron los minutos más largos", expresó el Gobernador al narrar lo ocurrido.

Con su comitiva pasó al municipio de Guavatá donde otro helicóptero los recogió mientras el que falló es reparado en la pista aérea de Barbosa, bajo custodia policial.

Texto: Lorenzo Lizarazo Duarte / Ecolecuá 
Foto: Suministradas / Ecolecuá