Visitas: 50Martes 17 de Agosto de 2021

Preguntas incómodas


Por Lorenzo Lizarazo Duarte
Director de Ecolecuá

El cierre del relleno sanitario de Bucaramanga, ordenado y advertido desde 2009 por el Juzgado 15 Administrativo de esta ciudad, obliga a formular a los actores ambientales las siguientes preguntas:

1. ¿Qué hicieron durante los últimos 11 años los alcaldes de los últimos tres períodos constitucionales de los 16 municipios que se servían del relleno sanitario El Carrasco para afrontar lo previsible? ¿Qué hicieron la Procuraduría General de la Nación, las contralorías, las personerías municipales y la Superintendencia de Servicios Públicos en su función de control?

2. ¿La Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb) sí ha exigido a las 16 alcaldías cumplir con el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS)? De ser así, ¿por qué no hay separación en la fuente de residuos sólidos, aprovechamiento y transformación de los mismos y rutas de recolección separada de residuos? ¿Qué seguimiento hace al respecto la Superintendencia de Servicios Públicos?

3. ¿Qué estrategia de educación ambiental han hecho a la fecha las empresas de servicios públicos domiciliarios de aseo y la Cátedra del Agua de la Alcaldía de Bucaramanga para reducir, reusar, reciclar y transformar los residuos sólidos?

4. ¿Qué pasó con la Estación de Clasificación y Aprovechamiento (ECA) de Bucaramanga, los Puntos Limpios y las rutas de recolección de reciclaje en el área metropolitana?

5. ¿Cada universidad e institución educativa de los 16 municipios que se quedaron sin el servicio del relleno sanitario de El Carrasco sí está aplicando el Proyecto Ambiental Escolar (PRAE)?

6. ¿Qué ha hecho cada ciudadano como generador de residuos sólidos para disminuir la contaminación y aportar en la solución de la actual "calamidad pública" como así han declarado esta crisis ambiental los comités de gestión del riesgo o alcaldías?

Y no sobra recordar la frase que siempre será oportuna en estos casos: "La ciudad más limpia no es la que más se barre".

Foto: Suministrada