Visitas: 45Domingo 02 de Mayo de 2021

Consejo Académico de la UIS rechaza actos de vandalismo.

"Los hechos violentos ocurridos ayer en el campus central de la UIS atentan contra la integridad de las personas, el cuidado de lo público y la idea misma de universidad como escenario de paz".
Así reaccionó el Consejo Académico de la Universidad Industrial de Santander los actos de vandalismo ocurridos este sábado 1º de Mayo en su sede en Bucaramanga.
El organismo reconoció el derecho a la protesta "como uno de los elementos constitutivos de la asunción de ciudadanía" pero rechazó "las posturas violentas de individuos cuyas acciones desdicen de la naturaleza pacífica que debe primar
tanto en el espacio público como en el universitario mismo".
Casi simultáneamente con la expedición de ese comunicado, el jefe de la División de Planta Física de la UIS, ingeniero Javier Augusto Rojas, presentó el balance de los daños físicos:
* Daños en un edificio de decanatura y en ocho oficinas de una escuela.
* Tres porterías afectadas con daños materiales.
* Destrucción de cámaras termográficas para el control térmico de la comunidad universitaria al campus.
* Destrucción de torniquetes.
* Grafitis al interior del campus universitario.
El comunicado del Consejo Académico de la UIS dice:
"En medio de la actual crisis de salud, económica y social agudizada por la pandemia, la universidad pública colombiana sigue constituyéndose como uno de los escenarios necesarios para el logro de mayores oportunidades en materia social y de bienestar para miles de jóvenes y familias en nuestras regiones y el país.
"En este contexto, la UIS sigue realizando ingentes esfuerzos en todos sus ejes misionales, para mantener vigente el espíritu que le concierne como patrimonio cultural de los santandereanos y consolidarse como lugar en el que se forjan los principios constitucionales tales como: la defensa y protección de la vida, la democracia, la equidad, la progresividad en el disfrute de los derechos y la igualdad en momentos en que, según las cifras, la pobreza absoluta se ha venido incrementando en el país.
"La controvertida iniciativa legislativa que cursa actualmente ante el Congreso de la República ha suscitado el rechazo de los ciudadanos, y allí la comunidad universitaria de nuestra institución se reconoce como actor válido en la reflexión crítica y en la construcción de propuestas y acuerdos en los que todos se sientan reconocidos e incluidos.
"En este sentido, reconocemos el derecho a la protesta como uno de los elementos constitutivos de la asunción de ciudadanía. Sin embargo, rechazamos las posturas violentas de individuos cuyas acciones desdicen de la naturaleza pacífica que debe primar tanto en el espacio público como en el universitario mismo.
"Los hechos violentos ocurridos ayer en el campus central de la Universidad atentan no solo contra la integridad de las personas y la responsabilidad con el cuidado y la dignificación de lo público, sino contra la idea misma de universidad como escenario de paz.
"La defensa de la Universidad es un deber ético, político y ciudadano que nos concierne a todos".
Fotomontaje: Ecolecuá