Visitas: 170Jueves 11 de Julio de 2019

ANLA reiteró a Ecopetrol que sigue suspendido el estudio de la licencia ambiental para la prueba de fracking en el Magdalena Medio santandereano.

El plan de Ecopetrol de iniciar el próximo año el piloto cerca de Barrancabermeja, donde convergen las formaciones geológicas La Luna y Tablazo, quedó así en veremos.

En carta de la ANLA - Autoridad Nacional de Licencias Ambientales al presidente de la empresa, Felipe Bayón, le notificó que no es posible continuar con la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental para decidir sobre la solicitud de la respectiva licencia ambiental.

La razón: la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado mantiene aún la suspensión provisional del Decreto 3004 de 2013 y la Resolución 90341 de 2014 del Ministerio de Minas que contienen las normas para la ejecución de actividades extractivas en Yacimientos No Convencionales (YNC).

Agregó que tampoco es posible seguir con el trámite bajo los lineamientos ambientales señalados por el Ministerio de Ambiente en la Resolución 0421 de 2014 porque "se acompasan y armonizan" con los requerimientos y procedimientos del mencionado acto administrativo del Ministerio de Minas.

La ANLA insistió que debe tenerse en cuenta las normas que autorizan, regulan, establecen o enmarcan procedimientos técnicos mínimos para la ejecución de actividades que llamó riesgosas, refiriéndose al fracking.

En consecuencia, al estar temporalmente suspendidas del ordenamiento jurídico, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales no podrá determinar la viabilidad o no de la licencia ambiental y queda, entonces, suspendido este proceso en forma indefinida.

Al tiempo que Ecopetrol ha informado sobre el aumento de la producción de crudo en sus pozos y el hallazgo de nuevas reservas sin la técnica de fracking, insiste en promocionar las supuestas bondades de los YNC con el argumento que le permitiría al país tener un acceso de entre 2.000 millones y 7.000 millones de barriles de petróleo advirtiendo que las reservas actuales están en 1.750 millones de barriles.

Sin embargo, científicos y ambientalistas de Santander y el país han puesto en duda esta última cifra y han prevenido sobre la amenaza de contaminación de aguas subterráneas y superficiales con esta técnica, amén de las ebulliciones que traería consigo como la ocurrida en Lizama 158 en marzo de 2018.

El 7 de junio pasado, el Consejo de Estado ordenó la elaboración de un informe técnico y científico por parte de una nueva comisión de expertos, esta vez, de la Universidad Nacional, que debe entregar los resultados antes del 7 de septiembre próximo.

Un mes antes, el contralor general de la República, Carlos Felipe Córdoba, advirtió en un foro del diario La República que el país no está preparado para el fracking aunque consideró necesario hacer las pruebas piloto para salir de dudas.

Foto: Archivo / Ecolecuá