Visitas: 226Martes 04 de Junio de 2019

Alcalde de Rionegro, Wilson González, es investigado por el supuesto asesinato de un policía y de un miembro de las Águilas Negras.

Además, porque habría pertenecido a esa banda criminal y a Los Rastrojos y al parecer siguió en la actividad delictiva, como Mandatario Local, tras el atentado al periodista Luis Carlos Ortiz, el 17 de diciembre de 2017 en Rionegro.

Estas revelaciones las hizo en la audiencia pública del pasado viernes la Fiscalía General de la Nación al imputarle su presunta responsabilidad en los delitos de homicidio agravado y concierto para delinquir agravado.

Una juez con función de control de garantías legalizó su captura, que hicieron efectiva agentes de la Fiscalía de la Dirección Especializada contra Organizaciones Criminales y personal del Batallón Antonio Ricaurte el pasado jueves en el barrio San Francisco, de Bucaramanga.

Sobre el caso en el que la víctima es el comunicador, quien salió ileso, se adelanta otra investigación penal.

Según el ente acusador, Wilson Vicente González Reyes era conocido en las bandas criminales con el alias de "Pocho" e "inició su incursión en las Águilas Negras en los años 2006 y 2007, manteniendo importante relación con otros integrantes como Warner Archila Laguado, alias “El Indio”, Rodolfo Rafael Pérez Delgado, alias “Capurro”, John Mario Cadena Arciniegas, alias “Mira pa'l cielo” y Alonso Almeyda Aimeyda", alias "Sargento Almeyda", exintegrante de la Sijín.

Estos dos últimos asisten a la misma audiencia pública, que se reanuda este martes a las 8:00 a.m. en el Centro de Servicios Judiciales de la capital santandereana, junto con el exalcalde de Sabana de Torres, Uriel Velandia Gutiérrez; el intendente activo de la Policía Nacional, Gerardo William Molano Galvis; y el patrullero Ugalbis Enrique De León Rodríguez, estos dos últimos adscritos al Departamento de Policía Magdalena Medio en Barrancabermeja y responsabilidados de otros dos asesinatos.

Del Alcalde de Rionegro, la Fiscalía agrega que se ocupaba "de la recopilación de dineros producto de las actividades delincuenciales, principalmente de la comisión de homicidios, haciendo importantes aportes logísticos relacionados con la consecución de motocicletas, vehículos y armas de fuego, a lo cual ha de sumársele el contacto directo con Alonso Almeyda Aimeyda, quien en su condición de servidor de la Policía Nacional, adscrito a la Sijín, le aportaba información determinante para la comisión de la actividad criminal".

Los asesinatos en los que González Reyes es vinculado como coautor son los de Víctor Humberto Rico Florián, alias "El Soldado" o "La Chiva", ocurrido entre la noche del 16 o la madrugada del 17 de de agosto de 2007 en la vía Girón - Café Madrid, en jurisdicción de Bucaramanga, y el del subintendente de la Policía Nacional, Gustavo Guerrero González, de 39 años, baleado el 2 de septiembre de 2007 en el barrio Molinos Bajos de Floridablanca.

El asesinato de "El Soldado"

Del primer caso, el ente acusador señaló que cinco hombres participaron en la materialización del crimen, entre ellos Wilson Vicente González Reyes; su compadre Genderber Vergel González; Warner Archila Laguado alias “El Indio”; Rafael Pérez Delgado, alias “Capurro”; y Carlos Fernando Corzo alias “Compota”, estos dos últimos ya fallecidos.

Al parecer, el homicidio fue ordenado por el hoy Alcalde de Rionegro porque en la noche del 16 de agosto de 2007, mientras los seis consumían bebidas alcohólicas "en la otrora fuente de soda Buenos Aires, ubicada en la avenida Quebradaseca número 16-55 de Bucaramanga" llegaron unos agentes de la Policía a practicar una requisa y le hallaron a alias "Pocho" una pistola Llama calibre 7.65 que le fue incautada debido a que estaba prohibido portar armas de fuego mientras se consumía alcohol.

González Reyes se comunicó "con su gran amigo, y para entonces servidor de la Policía Nacional, Alfonso Almeyda Aimeyda, conocido por todos los integrantes como el “Sargento Almeyda”, adscrito a la Sijín, quien, como de costumbre acudió al llamado hecho por este individuo, encomendándole la tarea de recuperar el arma incautada, la cual se habían llevado los policiales, procediendo a desplazarse dicho servidor de la Policía hacia el CAI Fundadores y regresando posteriormente con el arma recuperada, la cual fue entregada a Wilson Vicente González Reyes".

Continúa el relato de la Fiscalía que el agente de la Sijín señaló a los presentes que la persona que había hecho la delación a los uniformados "había sido alias “El Soldado” o “La Chiva”, quien presuntamente alertó a la Policía que en dicho establecimiento público había un “traqueto” portando armas de fuego".

Ante esa información, "Wilson Vicente González le informa a alias “Capurro” y a las demás personas (...) que el “sapo” era “El Soldado” y que por eso había que matarlo".

Con la excusa de continuar la reunión en un billar o en una cancha de bolo criollo, todos se desplazan en una camioneta Luv negra, conducida por González Reyes ,y en dos motocicletas hacia la vía de Girón a Café Madrid.
"Alias “Pocho” procede a detener la camioneta para inmediatamente descender de la misma y con la ayuda de su compadre (…) agarrar del cuello a alias “El Soldado” informándole que lo iba a asesinar por “sapo”, para lo cual, mientras ambos lo sujetan, “Pocho” le entrega la pistola que portaba a Warner Archila Laguado con el fin de que este propinara los disparos, pero el arma le fue arrebatada a Warner por alias “Compota”, quien debía ser el protagonista principal y termina disparándole en tres o cuatro ocasiones produciéndole su muerte de manera inmediata, dada la gravedad de las lesiones".

Los demás "alumbraban con las farolas de las motocicletas para evitar que accidentalmente fuera a dispararle a alias “Pocho” o a su compadre quienes se encontraban forcejeando con la víctima logrando derribarlo para facilitar el trabajo al ejecutor".

El cuerpo de alias “El Soldado” fue descubierto por las autoridades el 20 de agosto de 2007 en avanzado estado de descomposición.

El asesinato del subintendente Guerrero

Del asesinato del subitendente Gustavo Guerrero González, el ente acusador precisó que "fue patrocinado económicamente por dos individuos presuntamente dedicados a la actividad delincuencial de contrabando y apoderamiento de combustible identificados como Édinson Rojas Cordero, alias “Tripa” y alias “Beto La Loca”, no identificado, quienes al parecer pertenecían a lo que se conoció en su momento como el Cartel de la Gasolina”.

Para este caso de sicariato, se convino el pago de 20 millones de pesos y el crimen fue planeado con una semana de anticipación contando, según la Fiscalía, con la participación de "Pocho", "Capurro", "Compota", "El Indio", "Diego" (quien no ha podido ser identificado), Vladimir Vanegas Ortega, alias “Alicate”, John Mario Cadena Arciniegas, alias “Mira pa’l cielo” y el "Sargento Almeyda".

El papel de este último, según la investigación, fue el de indicar la dirección donde vivía la víctima y verificar que el día en que se iba a cometer el asesinato, el 2 de septiembre de 2007, no hubiera patrullaje de la Policía en ese lugar.

“Estando alias “Alicate” atento a los movimientos de la víctima, lo observa a las afueras de su residencia en el barrio Molinos Bajos, de Floridablanca, procediendo con el plan previamente acordado en el sentido de llamar a “Pocho” y a “Capurro” para que le enviaran la pistola con la que ejecutarían el homicidio, la cual le fue enviada y entregada por otro de los miembros del grupo delincuencial conocido con el alias de “Diego”, quien no ha sido identificado.

"Una vez con el arma en su poder, alias “Alicate” se acerca al objetivo y aprovechando que se encontraba de espalda le propina dos disparos y una vez cae al piso procede a dispararle nuevamente a la cabeza para asegurar su objetivo abandonando el sitio en compañía de alias “Diego”, quien a bordo de una motocicleta RX 115 color negro, la cual era utilizada para estas faenas criminales, recoge a alias “Alicate” y huyen del sitio", consta en el expediente.

Como sucedió en el caso del exalcalde de Sabana de Torres, Uriel Velandia Gutiérrez, señalado por la Fiscalía de ser el autor intelectual del asesinato de Luis Alberto Galvis Gómez, el 11 de abril de 2006, en los dos homicidios que comprometen al alcalde de Rionegro, Wilson Vicente González Reyes, se contó con la colaboración de Warner Archila Laguado, alias "El Indio", quien aceptó su coautoría en estos tres crímenes, y otros dos, ante el Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de Bucaramanga.

Foto: Ecolecuá