Visitas: 140Domingo 31 de Marzo de 2019

Un profesor sería cabecilla del microtráfico que promovía el vicio entre estudiantes en tres municipios de Santander.

La Policía lo puso al descubierto tras una investigación de 18 meses en los municipios de Bolívar y Sucre y el corregimiento de Cite, de Barbosa.

Así desarticuló esta banda, denominada "Los Copetes" conformada por 7 adultos y 2 adolescentes.

Los dos menores de edad eran instrumentalizados para el expendio de los alucinógenos y eviatar, así, el control de las autoridades.

Los integrantes de esta organización criminal fueron plenamente identificados tras las investigaciones y gracias a que un agente de la Policía logró infiltrarse.

"Se logró establecer que su cabecilla principal conocido como “El Profe”, docente de un plantel educativo, era quien inducía a sus estudiantes al consumo de estas sustancias psicoactivas y además tenía al mando la distribución de alucinógenos en estos tres municipios", informó el comandante del Departamento de Policía Santander, coronel Carlos Cabrera.

La droga era comercializada en alrededores de los colegios y parques, bares, discotecas y áreas deportivas en entregas en motocicleta o a pie.

La banda delincuencial realizaba su actividad ilícita las 24 horas del día y utilizaban una finca a las afueras del municipio de Bolívar para el almacenamiento y realizar la dosificación de los alucinógenos, que les representaba ganancias superiores a los 25 millones de pesos mensuales.

Con base en el material probatorio entregado, la Fiscalía General de la Nación solicitó a un juez de control de garantías la expedición de las órdenes de captura y de allanamiento.

Los capturados y los elementos materiales probatorios fueron dejados a disposición de la Fiscalía Segunda Seccional de Vélez por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y suministro a menor.

El profesor y los otros 6 adultos fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario a la espera de la audiencia condenatoria y los 2 menores de edad están a la espera de la respectiva audiencia.

Foto: Policía Nacional / Ecolecuá