Visitas: 73Lunes 11 de Marzo de 2019

Una boa constrictor dio a luz 41 crías en cautiverio en un Centro de Atención de Fauna en Floridablanca.

La serpiente se encontraba en hospitalización tras haber sido rescatada por la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (Cdmb).

Sus crías ”que se encuentran en perfectas condiciones”, dijo la autoridad ambiental.

La boa llegó en avanzado estado de preñez al hogar de paso y el parto ocurrió en la mañana de este lunes al cumplirse los 4 meses de gestación.

Los ejemplares midieron entre 30 y 40 centímetros y pesaron 2.300 gramos. En su ambiente natural buscan el primer alimento cuando mudan de piel.

El veterinario de la Cdmb, Felipe Chica, explicó que después del apareamiento las boas aumentan los niveles de melanina, tomando un color más oscuro para absorber más calor.

Agregó que en el transcurso de la gestación, la boa realiza una muda de piel.

“Los ejemplares fueron valorados uno a uno y se encuentran en óptimas condiciones. Ellos permanecerán en el Centro de Atención y Valoración de Fauna hasta su disposición final”, puntualizó.

Las boas son animales solitarios y nocturnos y se esconden entre las ramas de la vegetación o en algún tronco hueco.

Salen a cazar al caer la noche cuando trepan en los árboles y lanzan desde allí emboscadas a sus presas. También baja al suelo con frecuencia en busca de agua y es buena nadadora.

Debido a su mala visión, depende de sus escamas termosensibles (fosetas labiales) para detectar a sus presas, entre ellas, lagartos, pájaros, zarigüeyas, murciélagos, ratas y ardillas.

Sienten especial predilección por los murciélagos, a los que capturan desde los árboles en pleno vuelo. Mata a sus presas mediante constricción hasta estrangularlas.

Foto: Cdmb / Ecolecuá