Visitas: 75Viernes 01 de Marzo de 2019

A propósito del Día Nacional del Reciclador, ¿cómo van los planes de gestión integral de residuos sólidos?

La mayoría de alcaldes y empresas de servicios públicos siguen sin cumplir aún con la gestión integral de residuos sólidos y eso se evidencia en el volumen que llegan a los rellenos sanitarios.

Tal omisión ha sido permitida por las corporaciones autónomas regionales que son las autoridades competentes para ejercer tal control.

Cerca de 60 mil personas se dedican al reciclaje en el territorio nacional aliviando así la carga contaminante que llega a los rellenos sanitarios.

De ellos, unos 1.200 están en Santander, la mitad en la informalidad y la otra mitad en 12 organizaciones que en virtud de la Ley 111 de 1999 son reconocidas en la actividad de aprovechamiento de residuos sólidos.

Seis de esas asociaciones se encuentran en Bucaramanga (Bello Renacer, Coopreser y Reciclemos), Floridablanca (Asoreflor), Girón (Areys) y Piedecuesta (Ecopiedecuesta), según el Área Metropolitana.

Si bien cerca del 20% de los residuos sólidos que generan los colombianos pueden ser aprovechables como materia prima para el reciclaje, en ciudades como Bucaramanga solo el 5% logran recuperar los recicladores.

Según el representante legal del grupo Bello Renacer, Gonzalo Mejía, ese bajo índice obedece al incumplimiento de los Planes de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIR) en los 16 municipios que se sirven del relleno sanitario El Carrasco.

Pero además, porque gran parte de la ciudadanía no hace separación de residuos sólidos en la fuente.

"¿Quién está haciendo la tarea?", preguntó Mejía quien dijo que de las 19.500 toneladas que generan los habitantes de Bucaramanga al mes, los recicladores logran recoger, clasificar y vender 1.000 toneladas, es decir.

El 1 de marzo se conmemora el Día Mundial del Reciclador en Colombia en homenaje a los 10 clasificadores que fueron asesinados en 1992 en la Universidad Libre de Barranquilla.

Sus cuerpos eran usados para las practicas de anatomía de los estudiantes de Medicina y algunos de sus órganos eran objeto de un tráfico ilegal.

Foto: Periódico 15