Visitas: 223Jueves 22 de Noviembre de 2018

Nuevo ataque a cóndores en el páramo de Almorzadero, en Santander.

La Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) y la Fundación Neotropical confirmaron el intento de envenenamiento de dos aves de esta especie en peligro de extinción.

Se presentó en la vereda Corral Falso, sector La Playa, del municipio de Cerrito que tiene el 86% de su territorio en el área de páramo.

Los ejemplares, un macho de un año y una hembra de entre 20 y 25 años, fueron encontrados en la finca de propiedad de Carlos Saul Sánchez, y Joaquín Flórez.

Debido a que evidenciaban problemas de salud, fueron alertadas las autoridades.

La CAS en su Regional García Rovira y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cerrito acudieron a atender a los cóndores que, según la autoridad ambiental, ya están fuera de peligro y en proceso de recuperación.

"Le dimos agua carbonatada a las aves. La hembra es la más débil y el macho está en mejores condiciones", dijo a Ecolecuá el comandante de los bomberos, Freddy Villamizar.

Según la Fundación Neotropical, los cóndores tienen "un cuadro de aparente envenenamiento" e informó que adelanta inspecciones en sectores cercanos al lugar del hallazgo para determinar si existen más cóndores afectados.

Además se busca "la fuente de intoxicación para eliminarla y evitar que más cóndores se afecten".

El envenenamiento de carroñas es la práctica que más riesgo genera para la conservación de esta especie como ya ha sucedido en el páramo de Almorzadero y enero pasado en la Sierra Nevada de Santa Marta cuando fueron envenenadas dos aves.

Los cóndores rescatados en el municipio de Cerrito fueron trasladados este jueves en un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) al parque Jaime Duque, de Tocancipá, en una actividad coordinada por la CAS y la Policía Nacional.

Foto: Freddy Villamizar / Ecolecuá