Visitas: 419Martes 18 de Septiembre de 2018

En firme, Acuerdo Municipal que prohíbe la minería en El Peñón, en Santander.

El alcalde Francisco Cruz Güiza informó que tras la revisión jurídica por parte del gobernador Dídier Tavera Amado, entró en vigencia este mandato aprobado por el Concejo.

Este es el primer municipio de Colombia en acudir a esta figura luego de que la Registraduría se abstuvo de hacer la consulta popular que ya había programado para el 5 de noviembre de 2017.

Previamente, los municipios de Jesús María y de Sucre sí habían alcanzado acceder a este mecanismo de participación ciudadana el 17 de septiembre y el 1 de octubre, respectivamente, mediante el cual sus habitantes decidieron que no estaban de acuerdo con la minería y la explotación de hidrocarburos en sus territorios.

Con la aprobación del Acuerdo Municipal 004 de 2018 "se prohíbe en la jurisdicción de El Peñón el desarrollo de actividades mineras de metálicos y la gran y mediana minería de los demás minerales, actividades relacionadas con la exploración y explotación de hidrocarburos y las actividades relacionadas a la ejecución de proyectos de producción energética como centrales hidroeléctricas”.

Según el Alcalde esta decisión la permite el numeral 9 del artículo 313 de la Constitución Política de Colombia, la Ley 99 de 1993 en sus artículos 63 y 65, la Ley 136 de 1994 y la Sentencia T-445 del 2016 con su Auto 0053 de 2017 de la Corte Constitucional.

Este último fallo determinó que las entidades territoriales sí pueden dictar medidas en defensa del patrimonio ecológico y cultura.

Esta acción política obedece al anuncio de la exploración de cobre, carbón y petróleo en El Peñón en 1.300 hectáreas, es decir, el 90% de su territorio, incluyendo un sector del casco urbano.

Cruz Güiza recordó que la vocación económica de su pueblo es la producción de cacao, mora, guanábana, fresa y papa y la ganadería.

Dijo que además su municipio tiene un potencial ecoturístico y arqueológico ya que en su subsuelo se encuentra el segundo cementerio prehistórico más grande de América en caverna donde hay restos confirmados de un mamut y de un tigre paleolítico.

Advirtió que las afectaciones de la actividad minera a las fuentes hídricas tendrían impacto sobre toda la población porque abastecen los acueductos veredales y comunitarios y los dejaría sin seguridad alimentaria.

Foto: Archivo / Ecolecuá