Visitas: 203Jueves 01 de Febrero de 2018

Un brasileño habría piloteado avioneta secuestrada tras despegar de Palonegro con $2.000 millones.

En el sitio El Juncal, de la vereda Santa Rosa, de Aguachica, tropas del Batallón Ricaurte hallaron abandonados 1.200 millones de pesos que formaba parte de la remesa transportada por la aeronave.

Según informó el comandante de la Quinta Brigada del Ejército, brigadier general Sergio Tafur García, en acción conjunta de los militares con la Sijín capturaron a un brasileño que "de acuerdo con las investigaciones sería uno de los delincuentes que ejecutó este millonario robo" y piloteó la aeronave.

En el lugar donde fue abandonado el dinero, los soldados también hallaron un fusil calibre 5.56 y otro fusil calibre 7.62, una pistola 9 milímetros, una granada de mano, cuatro proveedores de diferentes calibres, dos chalecos balísticos, material de intendencia y equipos de comunicaciones.

El piloto y los dos ocupantes de la aeronave que había contratado la empresa Prosegur para trasladar la remesa de $2.000 millones, dijeron a las autoridades que cuatro hombres los intimidaron con armas de fuego en la cabecera de la pista del aeropuerto Hacaritama de Aguachica, este miércoles hacia las 9:10 de la mañana, a pocos minutos de haber aterrizado.

Según el testimonio de esa tripulación, los secuestradores les mostraron una bandera del Eln y se identificaron como miembros de esa guerrilla, "pero en los elementos encontrados no hay vestigios que relacionen esta acción con esa grupo subversivo", dijo el brigadier general Tafur García.

En un registro minucioso de la pista, fueron hallados explosivos que fueron desactivados por los expertos de la Fuerza Pública.

Las autoridades continúan con la búsqueda de los otros tres hombres que participaron en este asalto y que lograron huir con $800 millones.

La avioneta, una Piper PA-34 con matrícula HK 3945 de la empresa Aerogalán, había despegado este jueves a las 8:05 de la mañana del aeropuerto Palonegro, de Lebrija, hacia Aguachica.

Tras el secuestro, reaccionaron el Ejército Nacional con su grupo de aviación y tropas en tierra, la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), la Policía Nacional y la Fiscalía.

Debido a la presión de las aeronaves de las Fuerzas Armadas, los secuestradores se vieron obligados a improvisar un aterrizaje forzoso en un potrero en el mismo municipio de Aguachica y en el descenso la avioneta resultó averiada.

Fotos: Suministradas por el Ejército / Ecolecuá