Visitas: 778Martes 30 de Enero de 2018

Dos cóndores habrían sido envenenados en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Sus cuerpos fueron hallados por habitantes de áreas aledañas a este Parque Nacional Natural en el páramo de Cebolleta, cerca de la laguna donde nacen los ríos Sevilla y Frío, en el departamento de Magdalena 

En medio de los cóndores estaba el cadáver del que parece ser un vacuno joven que, según las versiones preliminares, pudo estar contaminado y afectar a las aves que consumieron su carne. 

Sin embargo, no se descarta que la res haya sido puesta como carnada con veneno para dar muerte a estas aves que son carroñeras. 

La denuncia sobre la muerte de los cóndores la hizo la comunidad del corregimiento de San Pedro de la Sierra, cercano a los municipios de Zona Bananera y Ciénaga. 

Llamó la atención de quienes hicieron el descubrimiento que las aves
estuvieron al lado del vacuno, lo que supone que la muerte fue casi inmediata tras el consumo de la carroña. 

Un vocero de la población dijo a Ecolecuá que este miércoles irá una “un grupo de guías a mirar lo que pasó y a tomar muestras”. 

El sitio donde fueron hallados
los cuerpos de los cóndores es un área de influencia de colonos y de indígenas koguis y arhuacos, territorio cuya autoridad ambiental es Parques Nacionales Naturales, adscrito al Ministerio de Ambiente. 

Afectación ambiental

El páramo Cebollero es una de las áreas más destruidas en la Sierra Nevada de Santa Marta, pese a que este ecosistema único en el mundo es un Parque Nacional Natural desde 1977 y fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. 

Un documento de la Alianza para Ecosistemas Críticos (Alpec), del 29 de mayo de 2007, revela que en la cuenca de los ríos Frío y Sevilla había arrasamiento de la vegetación natural como resultado de “frecuentes quemas en las últimas décadas por el pastoreo y la ganadería, destruyendo el 95% del área de páramo  (aproximadamente 15.000 hectáreas) y provocando fuertes procesos de erosión”. 

A esa conclusión se llegó tras excursiones realizadas a esa zona en 1994, 2000, 2001 y 2007, que documentó esa organización.

Antecedentes de envenenamiento de cóndores

En espera de un dictamen científico sobre la muerte de los dos cóndores en la Sierra Nevada de Santa Marta el envenenamiento del ave nacional sí se ha confirmado en departamentos como Santander y Boyacá.

Francisco Ciri, presidente de la Fundación Neotropical, organización especializada en grandes aves silvestres como el cóndor, dijo a Ecolecuá que en el páramo de Almorzadero (Santander) se han registrado intoxicaciones fatales de esta especie causadas por el hombre en 2006, 2010 y 2014.

También en Boyacá: en Socha en 2010 y en Güicán de la Sierra en 2014 cuando esta ONG halló uno muerto al hacer seguimiento con telemetría a cóndores introducidos para repoblamiento.

“Puede haber más casos (de envenenamiento) pero como se presentan en lugares distantes, es una suerte que aparezcan evidencias. Quienes lo hacen público son ambientalistas o personas de la ciudad" que van a excursiones con fines exploratorios o científicos, dijo Ciri.

Aclaró que a las autoridades ambientales, como Parques Nacionales y las corporaciones autónomas regionales, "les queda difícil estar pendiente de qué sucede con las especies en cada punto de su jurisdicción por recursos, logística y distancias”.

Recomendó que para evitar conflictos de colonos y campesinos con los cóndores, como los ocurridos en Santander y Boyacá, “se necesita presencia institucional para hacer educación ambiental y acciones de trabajo comunitario para conciliar o llegar a acuerdos de conservación con las comunidades porque sin ellas es difícil preservar los recursos naturales”.

En las últimas horas, el jefe del Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta, Tito Rodríguez, confirmó el hallazgo de los dos cóndores y anunció que la entidad formará parte de la comisión que irá al lugar "para poder hacer una evaluación en el terreno de las circunstancias que se denunció".

Dijo que el sitio es muy apartado y puede durar un día y medio para llegar allí a pie. En consecuencia, hasta dentro de cinco días habría información adicional, advirtió.

El funcionario recordó que el cóndor es una especie de gran importancia para su conservación y está en categoría de amenaza y de extinción.

Foto: Suministrada a Ecolecuá por la comunidad de San Pedro de la Sierra